+34 686 51 96 06 info@micromedical.es

Desarollo del Tratamiento

El primer día realizaremos una visita previa para tomar los datos del cliente así como información sobre sus gustos y preferencias. En este momento podré enseñarte muestras de mi trabajo realizado en pacientes que han dado su consentimiento.

Seguro que ya conoces el procedimiento pero aclararemos tus posibles dudas y realizaremos el test de tolerancia por protocolo.

Es totalmente indoloro y se realiza detrás del lóbulo de la oreja. Antes de realizar la micropigmentación estudiaremos el diseño más apropiado así como el tono más favorecedor y acorde a tus gustos.

Realizaremos unas fotografías y la firma del consentimiento informado que será guardado en la base de protección de datos. Los centros con los que colaboro están equipados de forma totalmente médica y cumplen con las normativas vigentes.

El pigmento escogido se introduce bajo la epidermis mediante un dermógrafo que lleva adaptado un módulo higiénico estéril.

Se utilizan pigmentos semi-permanentes para conseguir un efecto elegante y natural.

Después de realizar el tratamiento, durante las primeras horas, habrá una reacción inflamatoria leve y escaso dolor.

El efecto es como una rozadura en la zona tratada. No se precisa reposo ni interfiere en la actividad laboral normal. Se aconseja no realizar ejercicio en 2 días por la sudoración.

Durante 1 semana – 15 días se aplicará una pomada reparadora en la zona para mantenerla bien hidratada. Se aconseja mantener las normas higiénicas básicas, se puede realizar la ducha diaria desde el día posterior al tratamiento.

A la semana el color será muy intenso y después se irá suavizando, no hay que preocuparse pues el efecto irá ganando en naturalidad conforme pasen los días. No hay que eliminar la pequeña costra o descamación de la zona.

A partir del mes se puede realizar la 2ª sesión si es preciso. Es recomendable realizarla para perfeccionar el diseño y ganar un poco más de intensidad en el color. Es mejor trabajar con una intensidad más baja para no pasarnos de tono y retocar posteriormente.